Creado en 28 Junio 2013
Un centenar de técnicos de las principales cooperativas freseras se forman en nuevos procesos de calidad y medioambiente buscan poder implantar el cultivo de berries sin residuos. El curso es fruto de la colaboración entre ZERYA España, la Plataforma de Formación -Agrodocentia- (gestionada por IDEAGRO), y la Universidad Politécnica de Cartagena.

Está claro que los mercados europeos son cada vez más exigentes con la calidad de los productos agrícolas, tanto desde el punto de vista medioambiental como sanitario. También es un hecho que las autoridades comunitarias son cada vez más restrictivas con el uso de productos fitosanitarios, cuyo uso cada vez se va limitando más para dar respuesta a las prioridades sociales.

De todo ello son conscientes los productores onubenses de berries, sobre todo de fresas, que además saben que una de sus principales armas competitivas frente a las producciones de terceros países es la calidad.

Por ello, medio centenar de técnicos de calidad y medioambiente de las principales cooperativas freseras onubenses se han dado cita esta semana en Cartaya para formarse en la implantación de sistemas de producción sin residuos, de la mano de Zerya, única empresa certificadora de calidad de las producciones agrícolas sin residuos en España.

En concreto, están culminado de forma presencial en esta localidad costera el proceso formativo on-line del que han sido alumnos en los últimos meses (con el que bajo el nombre de Curso de técnico especialista en implantación de sistemas de producción sin residuos Zerya) han adquirido los conocimientos prácticos y teóricos necesarios para implantar en el campo onubense una nueva forma de producción agrícola sostenible y sin residuos de pesticidas para los frutos rojos.

Dentro del curso se vieron y trataron temas tales como la fertilización, cómo mejorarla y el efecto y correlación de ésta con el aumento de la resistencia a enfermedades y el incremento de la vida comercial de los productos. Además, se vieron otros temas como el estudio, análisis e interprtetación de las curvas de plagas en berries y cítricos, métodos y técnicas de muestreo de plagas en campo, técnicas de análisis foliar y cómo mejorar la vida post-cosecha de los productos agrícolas obtenidos.

Además, se realizó una vista técnica en la que los participantes en el curso, pudieron conocer de primera mano éstos y otros conceptos.

Según señaló Javier Arizmendi, gerente de operaciones de Zerya, se trata del primer foro que acoge Huelva en este sentido, y por tanto, es la primera vez que la agricultura onubense se une con el objetivo común de elevar la calidad de las producciones, siguiendo una serie de parámetros que vienen marcados por normativas internacionales y que se basan en el mínimo uso de productos fitosanitarios y, sobre todo, en la eliminación de residuos derivados de éstos, tanto en la propia fruta como en el medio natural.

En el curso han participado técnicos de Onubafruit (que agrupa a algunas de las principales cooperativas freseras de la provincia como son Condado de Huelva, Freslucena, Costa de Huelva, Cartayfres, Cobella y Hortofrutícola Bonares), así como de Cuna de Platero (Moguer), Fresón de Palos (Palos de la Frontera) o Agrícola El Bosque (Lucena del Puerto), entre otras, además de personal de varias empresas distribuidoras de productos fitosanitarios como Agrogal o Rodolia, de fabricantes de fertilizantes y biofungicidas, como Solbiosur y Sipcam Iberia, y de consultoras independientes.

Según Arizmendi, Zerya "es un reglamento técnico de producción y, al mismo tiempo, una marca de calidad. La idea -prosigue- es que el sector de los berries de Huelva (y en un futuro los citricultores), empiecen a diferenciar su producto para poder posicionarlo y defenderlo mejor frente a todos los competidores que, en Europa principalmente, están saliendo al mercado". La estrategia de diferenciación, según el representante de Zerya, consiste en el cumplimiento de parámetros de calidad óptimos basados en la protección del medioambiente, de criterios de sostenibilidad y de garantías de seguridad alimentaria y de inocuidad hacia los consumidores. En este sentido, pone como ejemplo uno de los principales parámetros de su reglamento, que según él establece que "cualquier materia activa que se tenga que utilizar tiene que quedar por debajo de 0,01 partes por millón, aunque antes de usar pesticidas habituales fomentamos el uso de productos biológicos, de extractos botánicos, de insectos útiles, o de control biológico a base de microorganismos".

Dotar a los técnicos de las principales empresas agrícolas onubenses de una batería de recursos que les permitan distanciarse siempre que sea posible del uso de pesticidas para reducir el impacto en el medio natural y garantizar la seguridad alimentaria, es por tanto el principal objetivo de este programa.

Por su parte Pedro Palazón, director técnico de Ideagro, empresa dedicada a la investigación en el sector agroalimentario para desarrollar proyectos encaminados a la resolución de los problemas de los agricultores (que colabora con Zerya en esta acción formativa), destacó que el principal objetivo de este nuevo concepto de agricultura se basa en la innovación destinada a "producir más utilizando menos recursos y producir productos más saludables con menos contaminantes y menos residuos".


> Debido al éxito cosechado tras los dos primeros cursos impartidos, están previstas nuevas ediciones del curso en Almería, Valladolid y Navarra en fechas aun por determinar. Para más información, ponerse en contacto con Agrodocentia en el telf: +34 968 118 086 o en Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.. -Web del Curso-