Creado en 14 Septiembre 2013

Los bioestimulantes son sustancias que promueven el crecimiento y desarrollo de las plantas, además de mejorar su metabolismo. Esto último hace que las plantas puedan ser más resistentes ante condiciones adversas, estrés (abiótico, biótico, hídrico,…), plagas o enfermedades.

Los bioestimulantes vegetales o fitoestimulantes, independientemente de su contenido de nutrientes, pueden contener sustancias, compuestos, y/o microorganismos, cuyo uso funcional, cuando se aplican a las plantas o la rizosfera, implica la mejora del desarrollo del cultivo, vigor, rendimiento y/o la calidad mediante la estimulación de procesos naturales que benefician el crecimiento y las respuestas a estrés biótico y/o abiótico.

Los bioestimulantes se utilizan cada vez más en la agricultura, y pueden ayudar a resolver las ineficiencias que se mantienen en la agricultura hoy en día, a pesar de la mejora de las prácticas de producción.

> Bioestimulantes, en detalle

La inmensa mayoría de las categorías conocidas como bioestimulantes (ácidos húmicos y fúlvicos, aminoácidos, extractos de algas, entre otros) pueden presentar hoy una batería de ensayos in vitro, al aire libre y –crecientemente- análisis molecular de su impacto en las plantas que demuestran que ayudan a las plantas a combatir estrés abiótico y biótico. Hay ensayos multianuales en ácidos húmicos que demuestran su eficacia, y hay trabajos de diferentes extractos de algas diseñados para combatir estrés abiótico (sequías o heladas, por ejemplo) y si se formulan de diferente forma sirven para inducir las defensas de las plantas.



No obstante, hay que tener en cuenta, que pese a que estos compuestos funcionan, el momento, dosis y especificidad de cada cultivo es clave para su impacto en las plantas. No todos estos productos son iguales y es clave entender qué y cuándo aplicar. Se ha demostrado que el uso de un compuesto altera los balances, composiciones y efectividad de todos los demás, siendo clave contar con asesoramiento especializado para su correcta aplicación y la obtención de resultados satisfactorios. Desde IDEAGRO, trabajamos con agricultores y productores para que los resultados sean lo mejor posible.

Hay que destacar nuevos ensayos y trabajos sobre el uso de microorganismos (hongos y bacterias principalmente) como bioestimulantes. Aquí, el conocimiento humano se enfrenta a áreas donde hoy lo desconocido es inmensamente mayor que lo conocido, y sin duda, el mercado de los bioestimulantes evolucionará y marcará la conversación sobre bioestimulantes en los próximos años.

> ¿Cuál es la importancia de este sector en Europa?

El valor de mercado de los bioestimulantes se estima entre los 200 y 400 millones de euros, con un crecimiento anual de más del 10% e inversiones anuales en investigación y desarrollo de entre el 3 y el 10% de la facturación.

> Marco Normativo

Actualmente, en España, los bioestimulantes están regulados por la Orden APA/1470/2007, de 24 de mayo, por la que se regula la comunicación de comercialización de determinados medios de defensa fitosanitaria, aunque esta en proceso el desarrollo del nuevo Real Decreto por el que se regulará la comercialización de determinados medios de defensa fitosanitaria en el que se establecerá un protocolo de actuación así como los requerimientos necesarios para su registro (eficacia demostrada, que no sean peligrosos para el medio ambiente, cultivo o método de aplicación,... así como disponer de información toxicológica y análisis que permitan obtener su composición centesimal).

En  España  actualmente hay empresas trabajando en este ámbito y se agrupan en la Asociación Española de Fabricantes de Agronutrientes (AEFA).

El mercado de los bioestimulantes es altamente innovador, por lo que es apremiante establecer un marco jurídico europeo que reconozca y proteja la innovación en la industria, por ello, el Consorcio Europeo de la Industria de Bioestimulantes (EBIC) está trabajando en este sentido con el fin de apoyar a las autoridades europeas en la definición de una regulación eficaz y compartida para el beneficio de los agricultores, los consumidores, la industria y el medio ambiente.

Además, algunas de ellas son socios fundadores de EBIC (European Biostimulants Industry Council) asociación de referencia en Europa en el ámbito de bioestimulantes que promueve un entorno legislativo y reglamentario  para el mercado europeo de los bioestimulantes.

Los bioestimulantes son cada vez más utilizados en la producción agrícola a nivel mundial y pueden contribuir eficazmente a superar el reto planteado por la creciente y continua demanda de alimentos por parte de la población mundial, por ello, desde IDEAGRO, actualmente estamos trabajando en diversas líneas en relación con los bioestimulantes y su aplicación:

  • Inductores de Resistencia: sustancias naturales que, aplicadas a las plantas de forma preventiva nos ayudan a reducir la incidencia de plagas y enfermedades. Para cuantificar su efecto realizamos mediciones de fitoalexinas y actividad enzimática relacionadas en cada cultivo y fase. +info: "En Agricultura, se deben realizar tratamientos preventivos"
  • Extractos de Algas como estimulantes vegetales que favorecen el desarrollo radicular, estimulan el desarrollo y crecimiento de las plantas y actúan como precursoras de auxinas y citoquininas.
  • Extractos de Yuca: promueven una germinación más rápida de las semillas y un desarrollo más rápido y profundo de las raíces. Aumento de la resistencia del las plantas al estrés ambiental y a las condiciones adversas.
  • Bacterias solubilizadoras de Fósforo y Potasio que nos ayudarán a reducir el uso de fertilizantes químicos, así como a mejorar y recuperar la actividad microbiológica del suelo.
  • Bacterias fijadoras de Nitrógeno Ambiental que nos ayudarán a reducir la aplicación de fertilizantes nitrogenados y a facilitar su absorción por parte de las plantas. El uso de las bacterias anteriormente citadas permite reducir la eutrofización y contaminación por nitratos de las aguas subterráneas.

Desde IDEAGRO, seguiremos investigando, y trabajando con la finalidad de seguir innovando, así como buscando soluciones que permitan optimizar la producción agrícola de nuestros agricultores de una manera más sostenible y rentable.


Redactado con información de: Bioestimulantes para plantas de raíces inteligentes (escrito por Mercedes Villa Carvajal)